Tratamientos Faciales

Rejuvenecimiento de cuello y escote 

El rejuvenecimiento de cuello y escote es un tratamiento estético que busca mejorar la apariencia de la piel en estas áreas. Combina diferentes técnicas para restaurar la tersura, vitalidad y color natural de la piel. Esto puede incluir terapia con láser, tratamientos de radiofrecuencia, peelings químicos y el uso de productos tópicos especializados. El objetivo es lograr una apariencia rejuvenecida y revitalizada en el cuello y el escote.

¿En qué consiste?

Existen varias técnicas disponibles para reducir arrugas y pliegues en el cuello y el escote: 

  • Hidratación con Ácido Hialurónico: Consiste en microinfiltraciones de Ácido Hialurónico en el cuello y escote para hidratar la piel y aumentar el grosor del tejido subdérmico. Esto ayuda a mejorar la apariencia de arrugas y pliegues, proporcionando una piel más suave y rejuvenecida. 
  • Tratamiento de Bioestimulación y Regeneración Celular: Se realiza mediante inyecciones de hidroxiapatita cálcica, un compuesto mineral a base de gel, calcio y agua. Estas inyecciones estimulan la regeneración celular y la producción de colágeno, lo que mejora la elasticidad y la firmeza de la piel. Este procedimiento se realiza bajo anestesia local y ofrece resultados inmediatos.
  • Peelings: Los peelings son otra opción para reducir las manchas en el escote, causadas principalmente por la exposición solar y el envejecimiento de la piel. Los peelings químicos, que utilizan ácido salicílico, ácido glicólico o ácido tricloroacético, y los peelings físicos, como el láser IPL, ayudan a exfoliar la capa superficial de la piel, promoviendo la regeneración celular y mejorando la textura y el tono de la piel en el escote.

 Es importante tener en cuenta que la elección de la técnica más adecuada dependerá de las características individuales de cada persona y de las recomendaciones del profesional de la salud estética. Un diagnóstico preciso y una evaluación personalizada son fundamentales para obtener los mejores resultados en la reducción de arrugas y pliegues en el cuello y el escote.

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento?

La duración de los tratamientos mencionados puede variar, pero por lo general se llevan a cabo en un tiempo aproximado de 15 a 30 minutos. Es importante destacar que la duración exacta puede depender de varios factores, como la extensión del área a tratar y las técnicas específicas utilizadas.

¿ El procedimiento a es doloroso o hay molestia?

Leve molestia. Es bien tolerado.

¿Cuándo veo los efectos?

Los resultados de los tratamientos mencionados son visibles de manera inmediata, lo que significa que se puede apreciar una mejora en la apariencia del cuello y el escote de forma inmediata después del procedimiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos resultados tienden a mejorar aún más con el paso de los días.

A medida que pasa el tiempo, se puede observar una mayor mejoría en la textura de la piel, la reducción de arrugas y pliegues, y un aspecto más rejuvenecido en el cuello y el escote. Esto se debe a que los tratamientos estimulan la producción de colágeno, promueven la regeneración celular y mejoran la hidratación de la piel a lo largo del tiempo.

Es importante tener en cuenta que cada persona puede tener una respuesta individualizada a los tratamientos y que los resultados pueden variar según las características y necesidades específicas de cada paciente. Para obtener una evaluación precisa de los resultados y un seguimiento adecuado, es recomendable consultar con un profesional de la salud estética que pueda proporcionar orientación personalizada y ajustar los tratamientos según sea necesario.

¿Cuánto duran los efectos?

Los efectos suelen durar entre 8 a 12 meses aproximadamente

¿Cuáles son los efectos adversos/secundarios?

Después de someterse a los tratamientos mencionados, es posible experimentar una leve inflamación en el área tratada. Además, es común que aparezcan pequeños hematomas, que son acumulaciones de sangre en los tejidos, y que pueden durar unos pocos días. Estos efectos secundarios son temporales y suelen ser leves.

La inflamación y los hematomas pueden variar en cada persona y depender de la sensibilidad individual y del tipo de tratamiento realizado. Sin embargo, en la mayoría de los casos, estos efectos secundarios desaparecen por sí solos en un corto período de tiempo.

Para reducir la inflamación y minimizar la aparición de hematomas, se pueden aplicar compresas frías o productos específicos recomendados por el profesional de la salud estética. También es importante evitar el consumo de medicamentos anticoagulantes antes del tratamiento, según las indicaciones del médico.

¿Cuidados post-tratamiento y recomendaciones domiciliarias?

Después de someterse a los tratamientos mencionados, es importante tomar ciertas precauciones durante las primeras 24 horas. Se recomienda evitar la exposición directa al sol, así como el ejercicio físico intenso, visitar saunas y nadar en piscinas durante este período.

 La exposición solar puede ser perjudicial para la piel tratada y aumentar el riesgo de complicaciones. Por lo tanto, es fundamental proteger la zona tratada del sol, ya sea evitando la exposición directa o utilizando protector solar de amplio espectro con un factor de protección alto.

 Además, es recomendable no realizar ejercicio físico intenso ni visitar saunas o piscinas durante las primeras 24 horas después del tratamiento. El calor y la sudoración excesiva pueden interferir con la recuperación adecuada de la piel y aumentar el riesgo de irritación o inflamación.

 Aplicar protección solar de forma regular y seguir las indicaciones del profesional de la salud estética ayudará a proteger la piel tratada y mantener los resultados obtenidos.

PIDE TU CITA

6 + 12 =