Tratamientos Corporales

Carboxiterapia 

La técnica de carboxiterapia consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones de dióxido de carbono (CO2) en la piel y tejido subcutáneo. Se utiliza un equipo llamado DIOXAGE que permite controlar varios parámetros, como la velocidad de flujo, la temperatura, el tiempo de inyección y la dosis administrada. La carboxiterapia se puede realizar en diversas áreas del cuerpo, como el cuero cabelludo, el área facial, las ojeras, la celulitis, las cicatrices, las estrías y las zonas con grasa localizada.

¿Para qué sirve?

La carboxiterapia se utiliza con diversos propósitos estéticos y terapéuticos. Algunos de los beneficios y aplicaciones de la carboxiterapia incluyen:

  • Mejora de la circulación: El dióxido de carbono administrado durante la carboxiterapia ayuda a estimular la circulación sanguínea en el área tratada. Esto puede ser beneficioso para promover la oxigenación de los tejidos y mejorar la eliminación de toxinas.
  • Tratamiento de la celulitis: La carboxiterapia puede ayudar a reducir la apariencia de la celulitis al mejorar la circulación y la oxigenación de los tejidos, así como al estimular la producción de colágeno y elastina.
  • Reducción de grasa localizada: Al aumentar el flujo sanguíneo y estimular el metabolismo celular, la carboxiterapia puede contribuir a la reducción de grasa localizada en áreas específicas del cuerpo.
  • Mejora de la apariencia de la piel: La carboxiterapia puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel al estimular la producción de colágeno y elastina, lo que puede resultar en una piel más firme, tersa y rejuvenecida. También se puede utilizar para tratar cicatrices y estrías, mejorando su apariencia.
  • Estimulación del crecimiento capilar: En el caso del cuero cabelludo, la carboxiterapia puede promover la estimulación del crecimiento capilar al mejorar la circulación y oxigenación de los folículos pilosos.

Cabe destacar que los resultados pueden variar según cada persona y la condición a tratar. Es importante consultar con un profesional de la salud estética para determinar si la carboxiterapia es adecuada y obtener una evaluación personalizada antes de someterse al tratamiento.

¿Cuánto tiempo dura el procedimiento?

La duración del procedimiento de carboxiterapia puede variar según la zona del cuerpo tratada y la cantidad de inyecciones necesarias. En general, una sesión de carboxiterapia puede durar entre 15 y 30 minutos, aunque este tiempo puede ser más corto o más largo dependiendo de cada caso.

¿ El procedimiento a es doloroso o hay molestia?

Durante el procedimiento de carboxiterapia, es común experimentar una sensación de presión, hormigueo o ligero malestar en el área tratada. Sin embargo, la mayoría de las personas describen estas sensaciones como tolerables y no reportan un dolor significativo.

Las agujas utilizadas en la carboxiterapia son muy delgadas, lo que ayuda a minimizar cualquier molestia. Además, el profesional de la salud estética puede aplicar anestesia tópica en el área antes del tratamiento para reducir cualquier incomodidad.

¿Cuáles son los efectos adversos/secundarios?

Los efectos adversos de la carboxiterapia son generalmente leves y temporales. Pueden incluir enrojecimiento, sensibilidad, hematomas leves, inflamación y sensación de presión. Estos efectos suelen desaparecer en poco tiempo sin necesidad de intervención adicional.

¿Cuidados post-tratamiento y recomendaciones domiciliarias?

Después del tratamiento de carboxiterapia, es importante proteger la piel del sol, mantenerla hidratada y evitar productos irritantes. Evita el calor excesivo y las actividades físicas intensas durante los primeros días. Sigue las indicaciones del profesional y consulta con él cualquier pregunta o inquietud.

¿Cómo puedo potenciar los resultados?

Para potenciar los efectos del tratamiento de carboxiterapia, puedes considerar las siguientes estrategias:

  • Mantén una alimentación saludable: Consumir una dieta equilibrada rica en nutrientes puede ayudar a promover la salud de la piel y maximizar los resultados del tratamiento. Incluye frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables en tu dieta diaria.
  • Realiza actividad física regularmente: El ejercicio regular contribuye a mejorar la circulación sanguínea y el metabolismo, lo cual puede favorecer la eficacia de la carboxiterapia. Incorpora rutinas de ejercicio aeróbico y de fuerza, según tus capacidades y objetivos.
  • Hidratación adecuada: Beber suficiente agua es esencial para mantener la piel hidratada y saludable. Mantén un consumo adecuado de líquidos para promover una buena hidratación interna.
  • Cuidado de la piel: Utiliza productos de cuidado de la piel que sean adecuados para tu tipo de piel y que ayuden a mantenerla saludable. Esto puede incluir limpiadores suaves, humectantes, protectores solares y otros productos recomendados por un dermatólogo o esteticista.
  • Evita el tabaco y el alcohol: El consumo de tabaco y alcohol puede tener efectos negativos en la piel y disminuir la eficacia de los tratamientos estéticos. Intenta reducir o evitar estos hábitos para optimizar los resultados del tratamiento de carboxiterapia.

Recuerda que los resultados pueden variar según cada individuo y la condición a tratar. Es recomendable consultar con un profesional de la salud estética para obtener recomendaciones personalizadas y asegurarte de seguir las estrategias adecuadas para potenciar los efectos del tratamiento de carboxiterapia.

PIDE TU CITA

15 + 7 =